¿Quién es el científico?

Posted on septiembre 13, 2007

3


Apprentice

Se diría que en círculos científicos existe la tendencia no infrecuente a pensar que el ámbito de la acción humana -por usar la expresión de Mises- está libre de las servidumbres más crasas de los medios puramente físicos o biológicos. Así, alguien que se carcajea ante la posibilidad de viajar más rápido que la luz o de que una raza de fox-terriers de pelo duro parlantes haya evolucionado en la atmósfera venusina, puede no encontrar objeción alguna a la planificación centralizada de la economía o a la extensión ilimitada del Estado del bienestar. Lo segundo quizás no tuviera mayor importancia de no ser porque, en no pocas ocasiones, se siente con más derecho a emitir opiniones del que está dispuesto a conceder al lego en ciencias duras. Por todo ello, cuando hablamos de construir un puente entre las ciencias naturales y las sociales, no está de más recordar que también las primeras, y sus practicantes, tienen un trecho por recorrer -y un ejemplo claro es la influencia de la economía malthusiana y ricardiana en Darwin.

A la vez que tenemos un vivo debate sobre el carácter científico, o pseudocientífico, del marxismo y otras flores disecadas, la actualidad española nos proporciona un ejemplo de lo expuesto en el párrafo anterior. ¿Quién es ahora el científico y quién el aprendiz de brujo? A menos, claro es, que Soria se haya limitado a plegarse, a sabiendas o no, al guión de la película de Ferraz; lo que tampoco parece papel muy digno para un hombre de ciencia.

About these ads