La “tradición sociológica”

Publicado en noviembre 27, 2008

1


schnapper

La mayoría de los investigadores en ciencias humanas, dada su simpatía por lo pequeño más que por lo grande, por lo natural más que por lo artificial, evocan la etnia con afecto y condenan, de manera más o menos clara, la nación. Esta actitud ilustra la “tradición sociológica” tal como la caracteriza Robert Nisbet: numerosos sociólogos tienen una actitud fundamentalmente crítica hacia la sociedad moderna -incluso si, en su inmensa mayoría son de orientación política “progresista”. Una especie de “anarco-marxismo” les lleva a denunciar las constricciones de la vida colectiva y a negarse a pensar en las condiciones concretas de la vida democrática. Por lo demás, los sociólogos se han asimilado de buen grado a su objeto de estudio: los que tratan de las divisiones, conflictos, fracturas y revueltas sociales son calificados de progresistas. En cambio, analizar la forma particular de integración política que constituye la nación es tratar de problemas de “conservadores”, pensar como conservador. Durkheim, por el hecho de preocuparse por la cohesión social de las sociedades modernas, fue condenado en estos términos.

Dominique Schnapper, La comunidad de los ciudadanos

About these ads